Ruta: Home MADURAR EL AMOR Voluntad Artículos "Para educar la voluntad, hay que hacer atractiva la exigencia". Entrevista a Enrique Rojas

Es posible el cambio

B01 B01 B01 B02
This folder doesn't exsits.

"Para educar la voluntad, hay que hacer atractiva la exigencia". Entrevista a Enrique Rojas

E-mail Imprimir PDF

La educación de la voluntad es una asignatura pendiente en la psicología moderna. Pues muchos problemas de las personas no se deben a la falta de información o de inteligencia, sino a una voluntad debilitada. Saliendo al paso de esta necesidad, el psiquiatra Enrique Rojas acaba de publicar La conquista de la voluntad (Ediciones Temas de Hoy), libro basado en el principio de hacer atractiva la exigencia.

Este nuevo ensayo prolonga una ya larga trayectoria de escritor, en la que Rojas ha ido abordando temas relacionados con la psicología humana, como el suicidio (1978), la depresión (1982), la felicidad (1987), la ansiedad (1989), la sexualidad (1991) o el desamor (1991).

El libro está dirigido al gran público -esposos, padres, profesores...-, y sobre todo a los jóvenes estudiantes, a quienes dedica las mejores páginas. Después de definir qué es la voluntad, el doctor Rojas fija los pilares de su correcta educación y su papel en los distintos avatares de la vida. Para los lectores menos jóvenes, dos capítulos les resultarán de gran utilidad: uno subraya la importancia de la voluntad para la felicidad en la vida conyugal; el otro analiza los trastornos de la voluntad: apatía, abulia psicológica y astenia.

Hablamos con Enrique Rojas de su nueva obra, en la que, como señala el propio autor, se trata de "un tema bastante olvidado y escasamente estudiado por la psicología moderna", pero fundamental. Pues, para Rojas, la voluntad es la piedra angular del éxito en la vida, la facultad capaz de impulsar la conducta y dirigirla hacia un objetivo determinado.

- Muchas veces no se distingue bien entre querer y desear. ¿Existen diferencias esenciales o es sólo cuestión de matices?

- No es una cuestión de matices. Cuando uno quiere algo, es su voluntad la que pilota la nave; cuando simplemente desea, son los sentimientos los que le guían a actuar. Desear es apetecer algo que se ve, pero que radica en la afectividad y suele depender de sensaciones externas. Querer es verse motivado a hacer algo poniendo la voluntad por delante, pues sabemos que eso nos mejora, eleva la conducta hacia planos superiores. El querer se produce, sobre todo, en el hombre maduro.

- ¿Se puede educar la voluntad?

- Sí. En primer lugar, hay que saber las metas que deseamos. El estudiante, por ejemplo, tiene el deber de aprender a aprovechar el tiempo, y esto comporta estudiar con orden, luchar por vencer las distracciones, sacar más partido a las clases o hacer resúmenes que sinteticen parte de las asignaturas. Así mejorará su proyecto personal.

Pensemos también en la vida afectiva. Cuando uno revisa esta dimensión, con seguridad encontrará elementos que pulir o cualidades que mejorar. Puede que haya que cambiar el trato afectivo diario: ahí entra de lleno intentar vencer el propio carácter, procurar hacer algo más por las personas que están cerca, conocerlas mejor para establecer unas relaciones más humanas y cordiales...

- Vd. afirma en su libro que dos ingredientes básicos de la voluntad son la motivación y la ilusión. Aunque ésta última parece hoy difícil, pues vivimos en una sociedad desencantada.

- La motivación y la ilusión son una de las dos orillas de la voluntad; la otra es el orden y la constancia. La voluntad mejor dispuesta es la más motivada. La persona motivada ve la meta como algo grande y positivo que puede conseguir; pues desde la indiferencia no se puede cultivar la voluntad. La ilusión, como la esperanza, es lo último que se pierde. El hombre ilusionado, que sabe lo que quiere y adónde va, está siempre en vela y difícilmente se desmorona. Incluso en los peores momentos, hay un rescoldo de esperanza bajo las cenizas. Ahí se apoya la capacidad de volver a empezar, que hace grande a la persona y la enrecia.

- ¿Es tan importante el orden y la constancia para conseguir lo que uno se ha propuesto?

- Sin duda. Muchos fracasos escolares y profesionales no se deben a la falta de capacidad intelectual, sino a que esas personas no han aprendido a poner en juego las bases del trabajo, porque no han sido educadas para ello. Poniendo orden en su vida -en la cabeza y en el corazón- y esfuerzo continuado, esos fracasos pueden convertirse en éxitos. Es preciso que los padres y educadores enseñen a sus hijos y alumnos a amar el esfuerzo, a verlo como algo positivo y liberador.

- ¿Y la felicidad sería la consecuencia de todo esto?

- El objetivo de la felicidad es la realización plena de uno mismo. Esto se concreta en dos segmentos claves: tener una personalidad con cierta solidez y tener un proyecto de vida. Este proyecto implica tres rasgos complementarios: contenido, dirección y unidad. Todo proyecto, que nunca debe ser rígido, comporta conocer las aptitudes y las limitaciones de cada uno. Hay que evitar la dispersión y saber decir que no a otras incitaciones interesantes y lícitas, pero que distraen del objetivo.

El verdadero objetivo de la voluntad es conseguir la victoria sobre uno mismo. La felicidad que yo propongo se apoya en cuatro puntos: tener una personalidad definida, vivir de amor, trabajar con sentido y poseer la cultura como fondo; o sea, amor, trabajo y cultura. Para mantener tensa y bien dispuesta la voluntad es esencial ejercitarse en pequeños vencimientos aunque no reporten ningún beneficio inmediato. En ellos, hay entrenamiento y aprendizaje. Hay que batirse con uno mismo, porque el enemigo habita en nuestro interior y tiene distintos nombres: pereza, apatía, búsqueda febril de la comodidad y de un confort ilimitado, no tener visión de futuro de uno mismo, etc.

Carlos Cachán, 7 de septiembre de 1994

Fuente: www.aceprensa.com

AddThis Social Bookmark Button
 

| Quiénes somos |Mapa del sitio |Recomiéndanos | Quiero Colaborar |Contáctanos |Boletín |